El cobre brilla con la transición energética

Más allá de la volatilidad a corto plazo, su uso en energía eólica, solar, de red y baterías hace que sus perspectivas para los próximos años sean especialmente atractivas. Cuidado, sin embargo, con qué ETC elige: no todos son iguales.

Valerio Baselli 27/07/2023
Facebook Twitter LinkedIn

Rame

 

Lo llaman el metal rojo y siempre se ha considerado uno de los indicadores del rumbo de la economía mundial. Pero más allá de sus múltiples usos, se abre un nuevo horizonte para el cobre, el de la transición energética.

Los esfuerzos mundiales por descarbonizarse son, de hecho, un motor de crecimiento estructural para muchas materias primas o metales. En este contexto, el cobre puede considerarse el metal clave para la transición energética y, junto con el níquel, es uno de los materiales necesarios para la transformación en los sectores de la energía y el transporte.

Las perspectivas de la demanda son prometedoras", afirma Manuel Zeuch, analista de materias primas de DJE Kapital AG. "Las instalaciones anuales de capacidad de generación de energía renovable podrían más que cuadruplicarse de aquí a 2030 y el número de vehículos eléctricos vendidos al año podría multiplicarse por 18 de aquí a 2030 en comparación con 2020. La expansión de la capacidad de generación de energía renovable va acompañada de la necesidad de ampliar las redes de transmisión de electricidad.

De hecho, el cobre es un excelente conductor de la electricidad, lo que lo convierte en el material ideal para los sistemas de energías renovables. Su alta conductividad eléctrica permite una transferencia eficiente de la energía, minimizando las pérdidas de potencia durante la transmisión y la distribución.

El principal uso del cobre refinado (74%) es el alambrón. Esto muestra a su vez una segmentación del mercado, con un 63% de cables eléctricos, un 21% de solenoides, un 15% de cables de telecomunicaciones y un 3% de cables especiales. Las previsiones actuales de los principales institutos de investigación de mercado, como CRU, Wood Mac Kenzie, International Copper Association, parten de la base de que, en 2030, de una demanda total prevista de más de 30 millones de toneladas (en 2022 era de unos 24 millones), unos siete millones procederán de los sectores de transformación de la energía (energías renovables, vehículos eléctricos, ampliación de la red). Sin embargo, esta demanda adicional no puede satisfacerse con una mayor producción minera, por lo que se prevé un déficit de mercado de unos cuatro millones de toneladas para 2030 desde la perspectiva actual", explica Zeuch.

La oferta de cobre, de hecho, está bastante fragmentada a nivel mundial. El suministro minero ronda los 22 millones de toneladas. El resto procede de la chatarra y del reciclado de chatarra, que será cada vez más importante en el futuro. Así pues, los nuevos proyectos de extracción de cobre no pueden ponerse en marcha tan rápidamente: grandes empresas mineras como Anglo American (AAL) o Glencore (GLEN) señalan que el desarrollo completo de nuevas minas -desde el descubrimiento hasta la producción- tarda hoy unos 15-20 años.

 

Sin cobre no hay energía eólica ni solar

Hoy en día, la eólica y la solar se encuentran entre las formas más populares de energía renovable. El siguiente gráfico muestra la cantidad de cobre necesaria para generar energía a partir de la eólica marina (turbinas eólicas en los mares), la eólica terrestre (turbinas eólicas en tierra) y la solar fotovoltaica, en comparación con combustibles fósiles como el carbón y el gas natural.

 

 

 

El cobre se utiliza mucho en las turbinas eólicas y también es un elemento clave en los paneles solares. "Para que la energía generada a partir de fuentes renovables se utilice eficazmente, también se necesita infraestructura de red eléctrica y almacenamiento de energía, y el cobre, de nuevo, es parte integral de la construcción de ambos", comenta Mobeen Tahir, jefe de investigación macroeconómica de WisdomTree. "Además, en los sistemas de almacenamiento de energía, que ayudan a las renovables conservando la energía para los días en que no sopla el viento o no brilla el sol, el cobre se utiliza en el interior de baterías y supercondensadores".

Según Tahir, el cobre es una materia prima insustituible para las energías renovables y, a medida que avance la transición energética a gran escala, la demanda no hará sino crecer.

 

La demanda china y estadounidense, y algunos problemas de oferta, sostendrán el precio

La tesis de la inversión en el cobre como tendencia secular también cuenta con el apoyo de Alexander Roll, estratega de inversión asociado de Global X, que sostiene que las normas más estrictas para la contaminación de los tubos de escape de los automóviles introducidas en EE.UU., así como la Ley de Reducción de la Inflación, impulsarán la inversión masiva en infraestructuras de recarga eléctrica y producción de baterías, lo que respaldará la demanda estadounidense de cobre en los próximos años.

Pero no sólo eso. "El sector de la edificación y la construcción de China es uno de los principales impulsores de la demanda de cobre, responsable del 30% de la demanda mundial", recuerda Roll, que considera que "el importante paquete gubernamental dirigido a los promotores inmobiliarios (anunciado en noviembre de 2022) está alimentando esta sólida recuperación del sector de la construcción en China. El sector inmobiliario ha recibido nueva financiación por un total de 162.000 millones de dólares de los principales bancos, lo que ha inyectado una importante liquidez al sector inmobiliario en China".

Por último, los problemas en regiones mineras como Chile y Perú, que representan casi el 40% del suministro mundial de cobre, causaron retrasos en la entrega de cobre en bruto, lo que provocó interrupciones en la producción. "Estos retos se ven agravados por las bajas reservas de cobre en EE.UU. y Europa, que hacen temer que el mercado se encuentre pronto en una situación deficitaria. El agotamiento de las reservas aumenta el riesgo de un repunte de los precios, ya que los operadores podrían apresurarse a reponer sus existencias", concluye el analista de Global X. 

 

Un poco de cobre en la cartera

La forma más sencilla de exponerse a los movimientos del precio al contado de una materia prima es a través de un ETC (exchange traded commodity). Los inversores europeos pueden elegir entre siete ETC centrados exclusivamente en el cobre, así como otros instrumentos que ofrecen exposición a una cesta diversificada de metales industriales. La lista que figura a continuación excluye los instrumentos inversos (que ofrecen una rentabilidad inversa a la del índice de referencia) o los instrumentos apalancados (que amplifican la rentabilidad -a menudo diaria- del índice replicado).

 

 

 

 

Como se desprende de las rentabilidades que figuran en el cuadro, estos instrumentos no son equivalentes. A menudo replican índices diferentes basados en metodologías distintas, lo que da lugar a una relación riesgo-rentabilidad divergente.

Por ejemplo, los índices de referencia de la familia RICI Enhanced (creada por Jim Rogers a finales de la década de 1990) se apartan de la práctica habitual de utilizar como fuente de precios el contrato de futuros con el vencimiento más próximo; con ello se intenta minimizar el efecto contango. Un elemento muy importante a la hora de determinar el valor de los ETC sintéticos está relacionado, de hecho, con el rolling, es decir, la sustitución del contrato de futuros que vence. El rolling es negativo si el contrato que vence tiene un precio inferior al del nuevo contrato (el llamado contango) y es positivo en el caso contrario (backwardation).

Así pues, estos contratos de referencia invierten en contratos de futuros con diferentes vencimientos para suavizar los diferenciales de precios de los distintos contratos de futuros. Para cada materia prima, se define un calendario particular de sustitución de los contratos de futuros de referencia, que también tiene en cuenta los ciclos estacionales; por último, un filtro de liquidez elimina los contratos de futuros poco negociados. Esto explica las comisiones generalmente más elevadas que cobran estas estrategias.

Para quienes, en lugar de tener una exposición directa a las materias primas, prefieran centrarse en las empresas que extraen y comercializan cobre, existen dos ETF: el Global X Copper Miners UCITS ETF (COPX) y el nuevo iShares Copper Miners UCITS ETF (COPM), lanzado por BlackRock el 21 de junio en Euronext Amsterdam. El primero replica el índice Solactive Global Copper Miners v2 TR, mientras que el segundo sigue el STOXX Global Copper Miners Index.

Los dos fondos tienen muchos valores en común, como cabría esperar, pero con ponderaciones diferentes. Los dos nombres más importantes del Global X, por ejemplo, son Lundin Mining Corp (LUN) e Ivanhoe Mines (IVN), mientras que en el caso del iShares los principales pesos los ocupan Freeport-McMoran (FCX) y First Quantum Minerals (FM).

Para estar informado de todo lo que ocurre en los mercados

Suscríbase a nuestra Newsletter

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
Anglo American PLC1.717,80 GBX-0,10Rating
First Quantum Minerals Ltd11,91 CAD2,58
Freeport-McMoRan Inc38,86 USD1,89
Glencore PLC386,05 GBX-1,11Rating
Ivanhoe Mines Ltd Class A14,35 CAD-0,90
Lundin Mining Corp11,07 CAD-2,55

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  è Giornalista di Morningstar.

© Copyright 2024 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings        Aviso Legal