Prepárese para un escenario de bajos retornos

¿Está usted preparado para obtener bajas rentabilidades con sus fondos mutuos?

Fernando Luque 23/11/2010
Facebook Twitter LinkedIn

De todos los escenarios que puede, o mejor dicho, que debe contemplar el inversor o el asesor financiero de cara a la planificación de las carteras de inversión a largo plazo hay uno al que a mi juicio hay que atribuirle una mayor probabilidad de que ocurra, me refiero a un escenario de bajas rentabilidades (o, por lo menos inferiores a las medias históricas de largo plazo) tanto para la renta fija como para la renta variable.

El razonamiento que hay detrás de este escenario financiero reposa, evidentemente, sobre la elevada probabilidad de que las economías mundiales muestren crecimientos económicos muy bajos en los próximos años (prácticamente todos los analistas coinciden en este pronóstico). Pero el hecho de que muy posiblemente tengamos que convivir en un entorno de bajas rentabilidades también tiene su fundamento en dos circunstancias que caracterizan a los mercados actuales. La primera de ella afecta directamente a la rentabilidad futura de la renta fija y tiene que ver con los bajos niveles que muestran hoy en día los tipos de interés (en niveles históricamente bajos, podríamos decir).

La segunda circunstancia afecta a la rentabilidad futura de renta variable y está relacionada con la baja rentabilidad por dividendo del mercado en su conjunto (la rentabilidad por dividendo del índice americano S&P 500 apenas alcanza el 2%, aunque evidentemente hay compañías que tienen una rentabilidad por dividendo bastante más alta). El hecho es que históricamente (por lo menos si tomamos como referencia los últimos 40 años) el nivel de los cupones de los títulos de renta fija y el nivel de los dividendos pagados por las acciones ha supuesto una parte importante de la rentabilidad de estos dos tipos de activos. En el caso de la renta fija, en los últimos 40 años casi el 90% de la rentabilidad de los bonos proviene de los cupones y apenas un 10% de las ganancias de capital procedentes de las bajadas de tipos.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad