Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

¿Lingotes o minas de oro para diversificar?

La respuesta depende del tamaño de la inversión...

John Rekenthaler 06/05/2020
Facebook Twitter LinkedIn

 

Mi última columna sobre el uso de bonos a largo plazo y oro para diversificar carteras, como señalaron algunos lectores, evaluaba el efecto de mantener acciones de compañías mineras de oro, pero no de invertir en lingotes de oro en sí. Además, evaluaba una cartera que utilizaba bonos atípicamente largos. Lo mejor es realizar un estudio controlado que cambie sólo un factor, no dos.

 

Eso es lo que haremos hoy. Primero, compararemos la rentabilidad histórica de las acciones de las minas de oro con el de los lingotes. Luego mediremos cómo cada activo habría afectado a un fondo equilibrado estándar reemplazando la mitad de la posición de renta fija del fondo con acciones de oro o lingotes de oro. Por último, reduciremos a la mitad el peso del oro (al 10%) para ver si esa cantidad es lo suficientemente grande como para provocar una diferencia significativa.

 

Al igual que en la columna anterior, el estudio comienza el 1 de enero de 1986 y concluye el 24 de abril de 2020. Las acciones están representadas por el índice Vanguard 500 (VFINX), los títulos de renta fija por el índice Bloomberg Barclays U.S. Aggregate Bond Index, las acciones de oro por el Fidelity Select Gold (FSAGX), y los lingotes por el índice de precios del oro AM de la London Bullion Market Association. (Aunque los inversores minoristas no pudieron tener una versión electrónica de los lingotes durante el período de tiempo del estudio, pueden hacerlo ahora a través de los fondos cotizados en bolsa).

 

Sabía que las acciones de oro eran más volátiles que los lingotes de oro, debido al apalancamiento operativo y financiero, pero no me había dado cuenta de que su riesgo era mucho mayor.

 

 

 

11886

 

 

 

Las acciones de oro no fueron a ninguna parte durante 15 años, crecieron ocho veces en una década, y luego se esfumaron durante la última década (hasta ganar un 40% en las últimas cuatro semanas). No es de extrañar que los flujos del Fidelity Select Gold se dispararan junto con su rentabilidad y que el fondo recibiera 1.500 millones de dólares de flujos desde 2008 hasta 2010. El rendimiento se invirtió entonces, ahuyentando 1.200 millones de dólares de activos del fondo durante los tres años siguientes.

 

Los lingotes de oro también tuvieron su propia dificultad, perdiendo el 40% de su precio de 2012 a 2015. A pesar de su reciente regreso, cotiza muy por debajo de su valor máximo. Sin embargo, como incluso el más superficial vistazo a la tabla revela, los lingotes de oro son sin embargo mucho más fáciles de mantener que las acciones de oro. Si se tratara de un concurso de inversiones independientes, los lingotes de oro ganarían por goleada. Las acciones de oro son demasiado difíciles de poseer psicológicamente.

 

Sin embargo, pueden ser mejores diversificadores. Esto nos lleva a la segunda prueba: comparar las carteras que usan acciones de oro con las que usan lingotes de oro. La cartera con acciones de oro consiste en un 60% de Vanguard 500 Index, 20% Aggregate Index, y 20% Fidelity Select Gold. Por su parte, la cartera de lingotes de oro mantiene las mismas dos inversiones iniciales, en la misma proporción, pero sustituye el fondo de acciones de oro de Fidelity por una participación del 20% en el Índice de Precios del Oro de la LBMA por. Para esta simulación, ambas carteras se rebalancearon mensualmente.

 

 

 

11887

 

 

 

Como anticipé, la cartera de acciones de oro fue la más arriesgada de las dos. Estaba destinado a serlo, a menos que las acciones de oro estuvieran tan negativamente correlacionadas con el mercado de valores en general que su volatilidad extra empujara confiablemente en la dirección correcta (es decir, hacia arriba cuando las acciones/los bonos cayeran), o a menos que las acciones de oro estuvieran mucho menos positivamente correlacionadas con las inversiones principales que los lingotes. Ninguna de las dos posibilidades parecía probable.

 

Resultó que ambas carteras estaban igualmente no correlacionadas con el resto del mercado. La correlación entre el Fidelity Select Gold y un fondo equilibrado compuesto por un 60% de acciones y un 40% de bonos de plazo intermedio fue negativa en 0,01, mientras que la correlación entre el índice de precios del oro de la LBMA y el fondo equilibrado fue negativa en 0,02. Puede redondear ambos a cero. Ya sea como acciones o lingotes de oro, el oro camina de forma aleatoria.

 

Lo que me sorprendió fue que las acciones de oro superaron cómodamente a los lingotes de oro. Como se ilustra en el gráfico inicial, el Fidelity Select Gold apenas superó al índice de Precios del Oro de la LBMA durante el período de estudio. Por lo tanto, las dos versiones de oro tenían correlaciones casi idénticas y rendimientos acumulativos similares. Sin embargo, cuando se insertaron en la misma cartera equilibrada, las acciones de oro fueron considerablemente mejores en la mejora de los rendimientos.

 

Hmmm. Mi hipótesis inicial era que había cometido un error en mi hoja de cálculo, pero no fue así. Mi segunda hipótesis era que los cálculos habían pasado por alto la superioridad de las acciones de oro en el mercado bajista, porque no medían directamente los resultados del mercado bajista. Sin embargo, cuando comparé los rendimientos de las acciones de oro con los de los lingotes de oro durante el período de estudio de los mercados bajistas (también indico, por contexto, los resultados del S&P 500 y de un fondo equilibrado), los lingotes ganaron tres de las cuatro pruebas.

 

 

 

11888

 

 

 

Mi tercera hipótesis, que aún no he probado, es que la diferencia se debe a los efectos de reequilibrio.

 

 

 

La solución del 10%

 

Veamos cómo se ven las cosas usando una posición de oro más ligera. Esta vez, las carteras de acciones de oro y lingotes de oro son 60% de acciones, 30% de bonos a plazo medio y 10% en Fidelity Select Gold y en el Índice de Precios del Oro de la LBMA, respectivamente. Para comparar, también he incluido los resultados de un fondo equilibrado 60/40.

 

 

 

 

 

11889

 

 

 

Mis conclusiones provisionales:

 

Si invierte el 10% en oro con una cartera principal, utilice acciones en lugar de lingotes de oro, ya que los lingotes de oro carecen de vitalidad. Tienen volatilidad según los estándares de las inversiones tradicionales, pero no lo suficiente como para lograr el efecto deseado de diversificación cuando se utiliza en una dosis del 10%.

 

Si invierte el 20% en oro, utilice lingotes de oro a menos que su tolerancia al riesgo sea inusualmente alta. Las acciones de oro pueden conducir a mayores retornos, pero la mayoría encontrará que el camino es excesivamente accidentado.

 

 

 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings