¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.cl! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

No se enamore de sus inversiones

Por qué las inversiones despreciadas merecen más atención

14/02/2020

Es fácil enamorarse de sus inversiones. La bolsa americana, por ejemplo, ofrece empresas como Apple, Microsoft, Tesla y la empresa matriz de Google, Alphabet, todas las cuales tienen productos bien conocidos y apreciados. Podríamos excusar a los inversores por pensar que la bolsa americana sólo puede subir, teniendo en cuenta la rentabilidad que ha ofrecido estos últimos años. Por supuesto, eso no es cierto. Comprar estas acciones hoy (o continuar manteniéndolas) puede parecer una buena idea debido a un fenómeno de comportamiento conocido como WYSIATI-"What You See Is All There Is".

Lo que los inversores ven en estas compañías es una fuerte rentabilidad pasada, tan fuerte que es fácil sustituir una pregunta difícil ("¿Qué inversiones probablemente funcionarán bien en el futuro?") por una pregunta fácil ("¿Qué inversiones quiero tener?"). Después de todo, es más divertido hablar con los amigos sobre las acciones de Tesla que sobre una oscura empresa de minería de uranio, o más fácil hablar sobre poseer un ETF que sigue al mercado americano que uno que rastrea la bolsa de Corea del Sur.

Sin embargo, creemos que son las empresas poco apreciadas las que los inversores deberían abrazar. Y eso es especialmente cierto en el entorno de mercado actual.

Creemos que el panorama agregado de rentabilidad/riesgo se ha deteriorado después de una década de subidas en los principales mercados de valores y una caída de cuatro décadas en los tipos de interés que ha dejado a los principales mercados cerca o por debajo del 0%. Las tasas más bajas han llevado a un mayor apalancamiento, con la deuda corporativa de EE.UU. alcanzando recientemente niveles récord. El acceso al capital sigue siendo fácil, y la capacidad de los gobiernos para responder a una posible recesión económica se ve limitada por unos tipos ya muy bajos. Esto empujaría cualquier esfuerzo de estímulo económico hacia el gasto fiscal, en un momento en que la política parece cada vez más polarizada.

No obstante, los inversores han hecho apuestas en muchos mercados muy apreciados hoy en día, siendo las acciones americanas un ejemplo destacado, en nuestra opinión. Basándonos en nuestro análisis fundamental, estimamos que el mercado estadounidense luchará por superar la inflación durante el próximo ciclo de inversión de 10 años. Sin embargo, este mercado ganó más del 30% el año pasado en dólares americanos, estirando aún más su valoración.

Mientras tanto, el mercado surcoreano... bueno, ganó menos de la mitad del mercado americano el año pasado, y ha subido sólo alrededor de un 6% anual en los últimos cinco años. No es una inversión bonita, pero es un mercado que nos gusta para el futuro.

Nuestra rentabilidad estimada para Corea del Sur está entre las más altas de nuestro universo de cobertura de más de 200 mercados. El sentimiento negativo relacionado con la guerra comercial hizo mella en las acciones surcoreanas, pero eso se sumó a las preguntas sobre los asuntos de gobierno corporativo de la nación. Creemos que los inversores han castigado demasiado a este mercado. Además, las exportaciones de semiconductores, uno de los principales motores de la economía coreana, disminuyeron drásticamente en 2019, pero los analistas de Morningstar predicen que el equilibrio entre la oferta y la demanda mejorará en 2020.

Los inversores que se basan en la valoración pueden esperar ser incomprendidos. Es decir, comprar una inversión no querida no es necesariamente algo fácil porque rara vez los inversores son recompensados inmediatamente por haber tenido la visión de ver a través de lo que es realmente importante. Lo que se necesita en estas situaciones es disciplina para mantener el proceso. En Morningstar Investment Management, eso significa que buscamos comprar más cuando los precios caen. Actualizamos regularmente nuestras evaluaciones y estamos dispuestos a cambiar de opinión cuando surge nueva información.

Al final, invertir es lo opuesto a un romance desapasionado, racional y no sentimental. Ama a tu pareja, pero no se enamore de sus inversiones.

Sobre el Autor