¿Una década perdida?

Los últimos 10 años no han dado demasiadas alegrías a los partícipes, pero ¿qué podemos esperar para la próxima década?

Fernando Luque 23/11/2015
Facebook Twitter LinkedIn

Si uno mira las rentabilidades alcanzadas por las grandes categorías de fondos en estos últimos diez años, uno puede quedarse con la impresión de que ha sido una década, quizás no perdida, pero sí deslucida. La categoría Morningstar Renta Variable España, por ejemplo, apenas alcanza una ganancia del 2,3% anual, frente a una ganancia de más del 10% anual en la década que va del 95 hasta finales del 2004. Es una diferencia considerable, desde luego, aunque en ambos periodos los inversores tuvieron que sufrir una fuerte caída de las cotizaciones, fruto del pinchazo de la burbuja tecnológica en el primer caso y fruto de la crisis financiera en el segundo. En la parte de renta fija, las rentabilidades han sido un poco más alegres ya que los retornos han estado entre el 3 y el 4% anual (frente a un 6-7% anual para la década anterior).

No ha sido por lo tanto una década de alegrías para los partícipes, pero por lo menos las rentabilidades han sido positivas. ¿Qué podemos esperar para la próxima década? Empecemos por la parte de renta fija que es lo más fácil de prever. Indiscutiblemente para este tipo de activo es difícil repetir las rentabilidades pasadas y hay que esperar rentabilidades inferiores, probablemente en el entorno del 2% (que es el nivel en el que se mueven los tipos a largo plazo en los países desarrollados) o incluso un poco menos si tenemos en cuenta las comisiones de este tipo de fondos.

Más difícil es anticipar la rentabilidad de la renta variable para la próxima década. Hay dos factores, sin embargo, que pueden jugar a favor de esta clase de activo de cara al futuro. Primero, el hecho de que lo más probable es que los tipos de interés permanezcan bajos, a lo mejor no durante toda la década, pero sí durante los próximos años. Segundo, el hecho de que en esta última década la rentabilidad de las bolsas se ha situado claramente por debajo de la media histórica. En efecto, eso es positivo para las rentabilidades futuras ya que, en periodos de 10 años, suele existir una ligera correlación negativa entre rentabilidades pasadas y rentabilidades futuras. Exagerando un poco, cuanto más bajas sean las rentabilidades pasadas, mayores serán las rentabilidades futuras, por lo menos estadísticamente en periodos de 10 años vista. Esto está en cierta medida en consonancia con la idea de que si uno quiere obtener una rentabilidad aceptable en bolsa debe partir de niveles de valoraciones baratas. No podemos decir que en los niveles actuales las bolsas están baratas, ni mucho menos… pero tampoco están caras, lo cual es un dato positivo de cara al futuro. 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings