¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.cl! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

PERSPECTIVAS: ¿Es buen momento para la deuda de alta rentabilidad?

Roman Gaiser, director de high yield de Pictet AM, considera que el entorno actual favorece más al high yield que a la renta variable

External Writer 17/07/2015

Es difícil predecir cómo evolucionará Grecia y la política monetaria más restrictiva en EEUU, pero en general la volatilidad será mayor.  De hecho en mayo y junio las rentabilidades a vencimiento de la deuda alemana han registrado movimientos alcistas considerables. Sin embargo en este tiempo la deuda empresarial de alta rentabilidad ha permanecido relativamente estable, sobre todo en vencimientos a corto plazo, cuya sensibilidad a variaciones de tipos de interés es menor. De hecho una característica atractiva de la deuda empresarial de alta rentabilidad europea es su menor sensibilidad a variaciones de tipos de interés en relación con la de EEUU y con otras clases de activos de renta fija europeos, menos de la mitad que la de los Bunds. No debe pasar inadvertido. Más aún, la duración es tal vez el mayor riesgo en este momento del ciclo económico.

La deuda alta rentabilidad no precisa rápido crecimiento de beneficios

El caso es que por fundamentales y técnicamente, la situación parece buena para la deuda de alta rentabilidad europea. Los beneficios empresariales en Europa no se están disparando pero, para asegurarse buenas rentabilidades, los inversores en deuda empresarial de alta rentabilidad no precisan que crezcan rápidamente.  De hecho en Europa el crecimiento económico es moderado -ni demasiado caliente ni demasiado frío y el aumento de beneficios estable -a diferencia de hace dos años, cuando estábamos claramente en recesión- y la inflación es baja.  Se trata de un contexto favorable para la deuda de alta rentabilidad.  Por el contrario los inversores en esta clase de activos deben ser cautelosos cuando el crecimiento es excesivo, pues conduce a inflación, aumento de tipos interés y mayor agresividad de las empresas.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

External Writer  .