¿Quiere usted tener una alta probabilidad de fracaso? Haga market-timing.

Si algo ha observado con claridad Morningstar en los 30 años que lleva analizando productos de inversión, es que los inversionistas suelen hacer un mal trabajo de market-timing a la hora de invertir en fondos.

Intuitivamente todos sabemos que los inversionistas tienden a comprar caro y vender barato; el pánico y la avaricia son parte de la condición humana y en el mundo de las inversiones  los estudios en relación al behavioural finance así lo demuestran. No es bueno generalizar y siempre habrá inversionistas que sepan controlar sus emociones y no caigan en esta trampa, pero el inversionista medio ahí fuera ha demostrado que destruye valor de forma consistente a lo largo de los años a través de un pobre market-timing. De hecho, Mark Hulbert, del Hulbert Financial Digest, publicó un estudio hace algún tiempo analizando un centenar de estrategias de market-timing en Estados Unidos. Si bien identificó algunas estrategias que consiguieron batir de forma consistente al índice de referencia S&P 500, alrededor de un 80% de las mismas fracasó en su empeño. Si este es el resultado en inversionistas profesionales con el grado de formación y sofisticación de  la industria americana, podemos imaginar cuál es la habilidad para hacer market-timing de un inversionista particular medio.

Para monitorizar este problema en el mundo de la inversión colectiva, Morningstar creó hace tiempo una medida de rentabilidad denominada Investor Return, que mide la rentabilidad de un producto ponderada por los activos gestionados en lugar de por el tiempo. Es decir, calcula cuál es la rentabilidad real que han recibido los inversionistas, de media, en un producto de inversión determinado. Comparando el Investor Return (money-weighted) con el Total Return (time-weighted) llegamos a lo que denominamos Behaviour Gap, que calcula lo que han ganado o perdido los inversionistas en el fondo entrando y saliendo en el mismo, en lugar de permanecer dentro del barco en todo momento.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

Javier Sáenz de Cenzano, CFA

Javier Sáenz de Cenzano, CFA  Director de Análisis de Fondos para Morningstar en España y en Italia

© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies