¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.cl! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

PERSPECTIVAS: Construcción de cartera en base al riesgo

Frederiek Van Holle, Quant Specialist de Petercam, desmistifica el enfoque de la diversificación máxima

External Writer 26/06/2014

La optimización tradicional de la cartera requiere tres aportaciones: retornos esperados (la media de distribución), correlación entre los activos del universo de inversión y la volatilidad de estos activos. Las dos últimas están representadas por la llamada matriz de covarianza. Una forma ingenua de obtener estos inputs es tomando los retornos medios como los retornos esperados y las correlaciones históricas y las volatilidades para la matriz de covarianza en un cierto periodo de muestra.

Sin embargo, esto no es lo más óptimo ya que las primas de riesgo, las volatilidades y las correlaciones varían en el tiempo y la rentabilidad histórica no es necesariamente representativa para el futuro. Además, para hacer las cosas aún más difíciles, la optimización de la varianza media es muy sensible a los errores en las estimaciones de los inputs. Chopra y Ziemba muestran que los errores en la estimación de los retornos esperados son alrededor de diez veces tan importantes como los errores en las varianzas y las correlaciones. Aunque la importancia relativa de los errores depende de la tolerancia al riesgo de los inversores, para niveles de aversión al riesgo típicos de inversores institucionales, los errores en la media son predominantes, seguidos por los errores en las volatilidades. Los errores en las correlaciones son los menos importantes en términos de influencia en la optimización de la cartera. Esta sensibilidad de la optimización de la cartera sobre los retornos esperados es una de las razones por las que aparecen más investigaciones (académicas) sobre la optimización de carteras basadas en el riesgo.

Estas estrategias sólo requieren la matriz de covarianza como input y por tanto ningún retorno esperado (error-prone) tiene que ser estimado. Algunos ejemplos de estas estrategias son Minimum Risk Portfolio, Risk Parity Portfolio y Maximum Diversification portfolio.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

External Writer  .