PERSPECTIVAS: Inflación y Bancos Centrales

Adrien Pichoud, chief economist de SYZ AM, se pregunta si la FED, al igual que el BCE o el Banco de Japón, tendrá en cuenta la inflación en sus decisiones 

External Writer 24/11/2015

En la actualidad, la mayor parte de los bancos centrales tiene como misión mantener a medio plazo una tasa anual de inflación en torno a un objetivo definido (2% en las economías desarrolladas). Las previsiones del mercado sobre la tasa de inflación prevista a cinco años son, por tanto, un indicador clave para los bancos centrales.

En la zona euro, fue precisamente la caída de estas previsiones por debajo del umbral del 2% durante el verano de 2014 lo que finalmente obligó al BCE a contemplar un programa de relajación cuantitativa. Y la atonía de este mismo indicador ha sido, sin duda, lo que ha obligado al Sr. Draghi a plantear en octubre una ampliación de este programa... Del mismo modo, en Japón el estancamiento de estas previsiones justifica los rumores en torno a un gesto similar por parte del Banco de Japón, aunque en octubre la entidad no anunció nada en previsión de un plan de estímulos presupuestarios.

La Reserva Federal tiene, además, un segundo objetivo: mantener la tasa de paro en niveles próximos al pleno empleo (cifrado en el 5%). El hecho de que este segundo objetivo se haya alcanzado justifica actualmente su voluntad de iniciar el ciclo de subidas de sus tipos de interés de referencia, pero también debe tener en cuenta las previsiones de inflación, que han vuelto a caer en 2015. Sin embargo, una subida de tipos, que estaría  justificada desde el punto de vista del objetivo del pleno empleo, podría poner en peligro el objetivo de inflación al acentuar las presiones deflacionistas ligadas a una nueva revalorización del dólar. El margen de maniobra de la Fed es, por tanto, muy estrecho, lo que explica sin lugar a dudas la incertidumbre que rodea actualmente a la evolución futura de la política monetaria estadounidense.

Asimismo, los elementos externos están lastrando el crecimiento. En concreto, la economía estadounidense registró un crecimiento del 1,5% en tasa anual en el tercer trimestre, después del ascenso del 3,9% del trimestre anterior. Esta ralentización se debe principalmente a la reducción de la inversión empresarial. Por el contrario, el consumo de los hogares sigue creciendo a un ritmo sostenido que supera el 3% anual.

Esta dicotomía de la economía estadounidense, con una industria prácticamente al ralentí y un consumo familiar dinámico, confirma la divergencia observada estos últimos meses entre los índices del sector manufacturero y el sector servicios. También puede explicarse en parte por la caída de los precios del petróleo desde hace 15 meses: estos descensos han paralizado la inversión en la industria en un momento en el que la extracción del petróleo de pizarra estaba en pleno auge, pero han impulsado de forma considerable el poder adquisitivo de los hogares, merced a los descensos del 30% en el precio de la gasolina.

No obstante, existen otros factores que pesan sobre la inversión, como la fortaleza del dólar, que penaliza a las empresas exportadoras, o la persistente debilidad del crecimiento en el resto del mundo, destacando a este respecto el frenazo de la mayor parte de las economías emergentes. De este modo, y a pesar de seguir siendo una de las economías más dinámicas en el contexto actual, EEUU no es inmune al virus del crecimiento débil y las presiones deflacionistas que afecta a la mayor parte de la economía mundial.

Adrien Pichoud, chief economist de SYZ AM

 

En esta sección llamada PERSPECTIVAS abriremos nuestra web a comentarios, artículos y opiniones externos a Morningstar pero que pueden tener un interés para los inversores en general. Las opiniones expresadas en esta sección representan las de su autor y no corresponden necesariamente a las de Morningstar. Si quiere ver publicado un comentario puede ponerse en contacto con Fernando Luque en la siguiente dirección de correo electrónico: fernando.luque@morningstar.com

Sobre el Autor

External Writer  .