¿Dónde están los ETFs de beta estratégica de renta fija?

Analizamos el porqué hay tan pocos ETFs de beta estratégica de renta fija

Jose Garcia-Zarate 03/11/2015

El mercado de fondos cotizados o ETFs está evolucionando rápidamente. Los inversores tienen ahora acceso a una gama de productos de gestión pasiva que replican índices que ofrecen estrategias de inversión parecidas a la gestión activa. El mercado de los ETFs de "smart beta", que en Morningstar preferimos llamar de "beta estratégica", está creciendo considerablemente.

Hasta el momento, la mayor parte de los activos y el desarrollo de productos se han concentrado en productos de renta variable. De hecho, "beta estratégica" y "invertir factor de equidad" se han convertido en sinónimos.

Mientras tanto, los activos de renta fija apenas superan el 1% del total del mercado de beta ETF estratégica y el número de productos representa apenas una pequeña parte de la oferta total. ¿Por qué es esto?

En el caso de la beta estratégica, la renta variable es una propuesta mucho más sencilla que la renta fija. El mercado de renta variable es un entorno mucho más simple, donde hay una relación uno a uno entre una acción y la empresa que representa. Por el contrario, en el mercado de renta fija una sola entidad sea un gobierno o una empresa tiene habitualmente una gran cantidad de bonos con diferentes características - cupón, vencimiento, antigüedad - que determinan diferentes patrones de comportamiento.

Además, el mercado de renta variable opera en bolsa con una estructura de precios consolidada y transparente, mientras que el mercado de renta fija opera en el mercado OTC (over-the-counter) y se alimenta a partir de una multiplicidad de fuentes de precios.

La simplicidad estructural se ha hecho más fácil para los académicos para investigar los factores que impulsan la rentabilidad del mercado de valores tales como el value, el momentum o la volatilidad. Esto unido, al enorme salto en la capacidad tecnológica de la industria de indexación, ha allanado el camino para el desarrollo de benchmarks que aíslan estos factores. Fue entonces sólo una cuestión de tiempo antes de que estos índices fueran envueltos en fondos pasivos como los ETF y se ofrecieran a la comunidad de inversores.

A pesar del enfoque en renta variable, los proveedores de ETF han intentado desarrollar productos de beta estratégica de renta fija. La idea subyacente ha sido siempre que la ponderación por capitalización de mercado no es una manera racional de invertir, ya que los inversores se vuelven expuestos a los emisores más endeudados, asumiendo así una gran cantidad de riesgo. Este es un mensaje de marketing simple que se transmite bien. Sin embargo, la realidad de los mercados de renta fija es bastante más matizada.

De hecho, cualquier índice construido exclusivamente sobre esta base está destinado a ser altamente defensivo. Y hay muchos casos en los que estar a la defensiva no es un enfoque racional. Tomemos por ejemplo el mercado de deuda soberana de la Zona Euro desde mediados de 2012. Cualquier inversor racional debería haber optado por sobreponderar a los emisores periféricos - y los más endeudados -, en un intento de beneficiarse de la política del Banco Central Europeo. Cualquier estrategia índice sesgada hacia los emisores más seguros lo habría hecho peor.

En los últimos tiempos, los proveedores de ETF han afinado el mensaje de marketing, centrándose en la capacidad de los emisores de devolver el pago más que de su nivel absoluto de deuda. La combinación de una evaluación macroeconómica cuantitativa y cualitativa para determinar las posibilidades reales de un emisor de incumplimiento ofrece una exposición más coherente. Sin embargo, estos índices siguen manteniendo una inclinación algo defensiva.

A Pesar de estas mejoras, el potencial para el desarrollo de índices de beta estratégica en renta fija y ETFs permanece en gran parte sin explotar. Los dos factores clave que impulsan la rentabilidad de los bonos son el riesgo de tipos de interés y el riesgo de crédito. Los índices de beta estratégica que tienen como objetivo proteger a los inversores del riesgo de impago sólo se refieren a uno de estos factores y sólo parcialmente dado el sesgo defensivo generalmente elegido para la estrategia. De cara al futuro, un mayor enfoque por parte de los desarrolladores de índices en tomar en cuenta el riesgo de tipos de interés de forma dinámica sería bienvenido.

Mientras se superen las dificultades en capturar estrategias similares a la gestión activa en renta fija a través de determinados índices de referencia, los desarrolladores también tienen que asegurarse de que los índices no son sólo buenas construcciones teóricas, sino propuestas en las que uno puede verdaderamente invertir. De no ser así, la capacidad de los proveedores de fondos pasivos para desarrollar una oferta de beta estratégica de renta fija permanecerá restringida.

Sobre el Autor

Jose Garcia-Zarate  is an ETF analyst with Morningstar UK.