La popularidad de los ETFs

Los ETFs han acercado la inversión pasiva al gran público y el beta estratégico hará incluso más popular a estos fondos de bajo coste

Fernando Luque 29/05/2015

 

 
 
 

Emma Wall: Hola y bienvenidos a la serie de Morningstar “Pregunte al Experto”. Soy Emma Wall y hoy está conmigo José García Zárate para hablar sobre fondos de inversión pasiva.

Hola José

José García Zárate: Hola.

Wall: He estado escribiendo sobre inversiones durante una década, y cuando entré en esta industria no había muchas discusiones sobre fondos pasivos. Nadie en el segmento de los inversores particulares los usaba mucho, se trataba más de combinar fondos gestionados de forma activa.

No obstante, ahora la mayoría de gente tiene al menos uno o dos ETFs en cartera, ¿cuándo empezaron a estar disponibles los fondos pasivos para los inversores particulares?

Zárate: Los fondos pasivos han estado en el mercado durante décadas, pero comparto su punto de vista sobre una mayor popularidad durante las últimas décadas y creo que eso es por la llegada de los ETFs al mercado.

Lo que los ETFs han traído al mercado además de una estrategia de muy bajo coste, es una actitud corporativa muy sencilla por parte de los proveedores en cuanto a que iban a ofrecer todo tipo de exposición para que los inversores fueran capaces de construir carteras completas usando los ETFs si les parecía adecuado.

Wall: Además de este abanico fantástico de ETFs disponibles para la gente, su bajo coste y el hecho de que cotizan en tiempo real hacen que sea muy fácil de operar con ellos.

También hubo un evento macro decisivo, que fue la recesión global, y muchos gestores de fondos activos fracasaron a la hora de ofrecer buenas rentabilidades a los inversores y estos últimos pensaron que era mejor seguir al mercado.

Zárate: Eso fue quizás el punto de inflexión, pero en realidad no hay que ir tan atrás, observando el año 2014, un mercado alcista, la mayoría de los gestores en realidad consiguieron resultados por debajo de la media. Esto demuestra la importancia de escoger el gestor correcto y la dificultad que supone encontrarlos.

Cuando uno se enfrenta a este predicamento, hay que pensar por qué simplemente no seguir una estrategia pasiva de bajo coste, porque en definitiva a largo plazo es muy probable que me vaya mejor.

Wall: Volviendo a tu argumento de la elección, desde hace tiempo hay fondos que seguían a los mercados, pero estaban bastante limitados a los activos a los que tenían exposición, como acciones a nivel mundial, pero era difícil llegar a los mercados fronterizos; el oro, extremadamente popular, especialmente durante la recesión, pero también la renta fija ha sido una revolución…

Zárate: Bueno, la renta fija ha supuesto una gran revolución para los ETFs. En renta fija tienes hay que tener en cuenta que es un mercado inmenso, mucho más grande que la renta variable en algunos casos. Pero cuando uno piensa en ello, ¿cómo de fácil es comprar un bono soberano o corporativo?

Wall: No es tan fácil.

Zárate: No es tan fácil y de repente uno puede conseguir esos productos, los ETFs, que ofrecen esta exposición y es muy fácil operar con ellos. Creo que no es exagerado decir que los ETFs han democratizado la inversión y han hecho que las clases de activos que antes estaban fuera del alcance de los inversores sean ahora accesibles a todo el mundo.

Wall: Mirando hacia adelante, la próxima gran tendencia en la inversión pasiva es la beta estratégica, a veces llamada smart beta, que es este tipo de combinación – un poco activo, un poco pasivo para inflar la rentabilidad. Se ha hablado mucho sobre este tipo de estrategias y ha habido mucha cobertura por parte de los medios, mucho interés, pero curiosamente, los datos de flujos del primer trimestre de este año en Europa muestran que quizás la retórica viene un poco antes que la realidad.

Zárate: Creo que la retórica está justificada, hay mucho interés pero tienes razón, cuando uno mira los datos de los primeros cuatro meses del año, las entradas netas totales en el mercado de ETFs europeos ascendieron hasta los 34.0000 millones de euros, de los cuales solamente unos 4.000 se han dirigido a la beta estratégica.

Lo que me dice esto básicamente es que hay mucho interés ahí fuera y está justificado porque son unos productos muy interesantes. Los inversores deben entender completamente el producto antes de invertir y eso es sentido común.

Wall: ¿Con los ETFs como cualquier otra inversión?

Zárate: Absolutamente.

Wall: Jose, muchas gracias.

Zárate: De nada.

Wall: Emma Wall para Morningstar, gracias por seguirnos. 

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es